Con la rapidez que evoluciona el conocimiento sobre este virus, lo que leemos hoy es viejo mañana. Con este descargo, aquí hay algunas cosas que pueden ser de ayuda.

El Coronavirus (el virus que causa COVID19) se contagia por el contacto con partículas generadas al momento de estornudar y toser o por el contacto con secreciones respiratorias que quedan en las superficies (puertas, escaleras, etc.). Eso hace que evitar sea motivo de eliminar estos puntos de contacto.

Cuando se está en la cabina, el riesgo es obviamente bajo. En la oficina, o en áreas donde el contacto con el público ocurre, limpie las superficies frecuentemente. (Me ridiculizan por rociar todo en nuestra oficina con Lysol cada dos horas…). La “regla de los dos metros” se basa en la ciencia. La mayoría de las partículas de estornudos y toses caerán al suelo a menos de dos metros. Manténgase a dos o más metros de distancia de las personas.

Lavarse las manos es efectivo. La membrana del virus es susceptible al jabón. Si es necesario tocar algo que fue previamente tocado por alguien más, lávese las manos luego.

El virus se esconde fácilmente durante los 3-5 días previos al inicio de los síntomas. Si alguien tiene síntomas leves, debe aislarse de inmediato. Los datos muestran que si se realiza el aislamiento del hogar, la tasa de propagación se reduce a entre 1 de cada 3 y 1 de cada 10. Si alguien en su casa está enfermo, aisleló dentro de su casa.

Las personas susceptibles al virus son los mayores a 60 años (muchos de nosotros), personas con enfermedades pre existentes (si, incluye obesidad e hipertensión…. algunos más de nosotros), y algunas otras enfermedades crónicas.

Aún no existen tratamientos. Nada ha sido efectivo contra el virus aún. Cuidense